• Ulises León Kandiko

INTELIGENCIA, LA COMPLEJA TAREA DE ANALIZAR Y HACER PROSPECTIVAS @ULIMAN73



No cabe duda alguna que lo que todo mundo espera de un área de Inteligencia son sus análisis y prospectivas, tratar de saber y anticiparse para poder tomar las mejores decisiones posibles, reducir ese manto de incertidumbre. Sin embargo, eso que en forma tan diáfana y hasta poética decimos como “traer luz a la oscuridad”, “disipar la niebla del campo de batalla” ó “predecir el próximo movimiento en el tablero”, clásico de un Oráculo, nada tiene que ver con la realidad, donde la ciencia entra en juego, y en razón de ello se trabaja con métodos, estándares y lógica.

Aparecen así en el mundo de la Inteligencia un gran número de actores, muchos representados en Hollywood en figuras míticas como James Bond o más recientemente Jason Bourne, pero poco o nada se habla de los Analistas y muchos menos del proceso de análisis y todo lo que ello conlleva para hacer una prospectiva.


En el mundo de la Seguridad Pública y la Criminalidad, los Analistas están involucrados tanto en la Inteligencia y las Investigaciones Criminales, así como en proyectos comunitarios relacionados con el crimen. Sus responsabilidades incluyen recopilar y analizar información de una variedad de fuentes (por ejemplo, bases de datos, informes, declaraciones de testigos, etc.), difundir información dentro de su estructura local y a varias partes interesadas fuera de la misma.


Pero no trataré el tema del Analista en sí mismo, tema sobre el que ya en otra oportunidad expuse, sino más bien trataré sobre un modelo de proceso de Análisis de Inteligencia Criminal y la generación de Prospectivas. Para ello, usaré como base y modelo el empleado por el Reino Unido, he elegido este modelo porque tiene la particularidad de estar diseñado para impactar en las actividades criminales en tres niveles:


Nivel 1. Problemas locales: por lo general, los delitos, los criminales y otros problemas que afectan a una unidad de comando básica o una pequeña área de fuerza. El alcance de los delitos será amplio, desde los robos de bajo valor hasta el asesinato.


Nivel 2. Problemas transfronterizos: por lo general, las acciones de un criminal u otros problemas específicos que afectan a más de una unidad de comando básica. Los problemas clave serán la identificación de problemas comunes, el intercambio de datos apropiados y la provisión de recursos para el bien común.


Nivel 3. Delincuencia grave y organizada: generalmente opera a escala Nacional e Internacional, y requiere identificación por medios proactivos y respuesta principalmente a través de operaciones específicas por parte de unidades dedicadas y una respuesta preventiva a nivel Nacional.


El Modelo Nacional del Reino Unido depende de cuatro productos de inteligencia clave, estos productos de inteligencia clave son los "entregables" mediante los cuales se puede implementar una vigilancia policial guiada por inteligencia y su impacto se puede medir en términos de reducción del delito, arrestos, interrupciones y mayor seguridad de la comunidad. Los productos de inteligencia son el resultado de la colaboración entre analistas y oficiales de inteligencia en los que se recopila, analiza e interpreta la información sin procesar, y se representa con recomendaciones sobre decisiones necesarias u opciones de acción. El enfoque de inteligencia para la aplicación de la ley requiere solo cuatro clases amplias de productos de inteligencia, como se muestra en la tabla 1.


Tabla 1. Cuatro Productos de Inteligencia.


Estos productos, a su vez, se derivan de nueve técnicas analíticas y productos, que sustentan el desarrollo del conocimiento profesional en técnicas efectivas de aplicación de la ley proactiva.


Tabla 2. Nueve tipos de técnica analítica.




Análisis y proceso analítico.

La etapa de análisis del proceso de inteligencia es crítica, ya que se refiere al examen del significado de la información disponible que destaca las características esenciales.


El análisis resalta los vacíos de información, las fortalezas, las debilidades y señala el camino a seguir.


Figura 1. El proceso analítico.

El proceso analítico es crítico para el desarrollo de la inteligencia para dirigir los objetivos de aplicación de la ley, tanto para objetivos operativos a corto plazo como por razones estratégicas a largo plazo. El alcance del análisis y su credibilidad general dependen del nivel y la precisión de la información suministrada combinada con las habilidades del analista. El análisis es un proceso cíclico, que puede realizarse en todos los tipos de objetivos de aplicación de la ley. Diferentes tipos de delitos y operaciones requieren diferentes escenarios, pero para permitir un análisis efectivo, el tipo de información que se utiliza no debe ser preestablecido por medidas artificiales, sino por la disponibilidad de la información y las restricciones legales de cada país.


INTEGRACIÓN DE DATOS: COMBINACIÓN DE DATOS EN LA PREPARACIÓN PARA LA GRÁFICA DE INFERENCIAS


La integración de datos es la primera fase del proceso analítico que combina diversos tipos de información de diferentes fuentes para establecer áreas de debilidad con el fin de sacar conclusiones para la acción de aplicación de la ley. La cuidadosa integración resalta los vacíos y las debilidades de la información en la investigación, asegurando así que el analista continuará la recopilación de datos, incluso en las primeras etapas del trabajo de análisis. Esta etapa del proceso en la primera parte de una investigación también permite al analista comenzar a desarrollar hipótesis basadas en un conocimiento limitado.


INTERPRETACIÓN DE DATOS: DAR A LOS DATOS UN SIGNIFICADO; VAMOS MÁS ALLÁ DE LA INFORMACIÓN DISPONIBLE


El siguiente paso en el proceso analítico es la interpretación, que con frecuencia significa ir más allá de los hechos y hacer las preguntas "qué tal si". Para

que esta fase sea exitosa, las etapas previas deben ser precisas y completas, para minimizar el riesgo que el analista toma al emitir un juicio basado en la información disponible.


Al integrar los datos generalmente en forma de gráficos, pero también como tablas o mapas, el analista está creando una plataforma desde la cual se puede realizar la interpretación. Los gráficos y otros productos son útiles como ayudas informativas o como ilustraciones de ideas; sin embargo, los datos subyacentes y su significado es de lo que trata el análisis. Concentrarse en estos subproductos de análisis es basal, ya que son extremadamente útiles, en primer lugar ayudando a comprender el proceso general de análisis de inteligencia y, en segundo lugar, ayudando a determinar la comprensión de un problema en particular.


Figura 2. El proceso de análisis.


Al seguir el proceso una y otra vez, el analista puede comenzar a respaldar o refutar las hipótesis ya desarrolladas. No importa si una idea original está equivocada, el aspecto más importante es identificar que está equivocada. A medida que la investigación general continúa, el nivel de grado de precisión de las ideas se vuelve más fuerte y el analista puede comenzar a tener una mayor confianza en las hipótesis.


Por lo tanto, una hipótesis proporciona una teoría que puede enfocar más la recopilación de datos. La hipótesis o cualquier inferencia debe contener:


Persona o individuos clave - ¿QUIÉN?

Actividades delictivas - ¿QUÉ?

Método de operación - ¿CÓMO?

Ámbito geográfico - ¿DÓNDE?

Motivo - ¿POR QUÉ?

Marco de tiempo - ¿CUÁNDO?


Las hipótesis o inferencias hechas pueden ser probadas por los equipos operativos y la retroalimentación es esencial. Las hipótesis contienen mucha especulación y deben ser confirmadas, modificadas o rechazadas por los hallazgos que surjan de la Investigación. Para probar las hipótesis, la recopilación de datos estructurados es esencial y, por lo tanto, se debe desarrollar un plan de recopilación.


Tipos de análisis

Como todos saben, el uso de la inteligencia se lleva a cabo en tres niveles: Táctico, Operativo y Estratégico. En esencia, es más fácil comenzar con la Inteligencia Táctica que llevará a un requisito y puede alimentar el Análisis de Inteligencia Operativa y Estratégica.


Figura 3. Integración de niveles de inteligencia.


Inteligencia Táctica

La inteligencia táctica se usa para desarrollar métodos para contrarrestar las amenazas criminales inmediatas y generalmente se dirige a un crimen específico o entidad criminal. Puede ser en reacción a un incidente o usarse para prevenir un crimen.


La información táctica suele ser información objetiva recopilada durante las investigaciones de casos y las operaciones de vigilancia. La información puede actuar como una pista de investigación, o puede consistir simplemente en una lista de las asociaciones del sujeto, proporcionar detalles de los lugares frecuentados, enumerar asociaciones de negocios o describir tendencias criminales. Esta información proporciona a las autoridades policiales una comprensión básica de los delincuentes y sus actividades.


La inteligencia táctica consiste en estos datos en una forma compilada y analizada: nombres, direcciones, identificadores, asociados criminales y otra información de identificación. La inteligencia táctica puede adoptar muchas formas, pero es principalmente la recopilación de datos para formar un archivo sobre un tema específico con vistas a una investigación o un proceso judicial. Esta inteligencia táctica se recopila de forma continua y debería estar disponible como un recurso efectivo y valioso para los investigadores que trabajan en investigaciones criminales. Finalmente, la inteligencia táctica proporciona las piezas de información que son los bloques de construcción sobre los cuales los profesionales de inteligencia desarrollan un análisis adicional.


Análisis Operativo

El Análisis Operativo en esencia consiste en:


  1. Resumir la información recibida en una consulta determinada en proporción a la       fiabilidad de los diversos componentes.   

  2. Identificación de características ocultas o sigilosas, tales como grupos o criminales individuales; locales relevantes, puntos de contacto y métodos de comunicación. Dicha identificación puede venir como resultado de un enfoque estructurado de la recopilación de información e inteligencia como resultado de un incidente criminal o identificación de tendencias emergentes.

  3. Investigar e interpretar información, realizar más investigaciones y luego difundir los resultados del análisis lo más rápido posible.

  4. Dar instrucciones claras a los equipos operativos en línea con el objetivo de la vigilancia inteligente.


Las consultas pueden ser de duración variable. Durante su curso, el ímpetu puede fluctuar y se presentan diferentes prioridades operativas. Parte de la tarea operativa del analista es ayudar a asegurar un equilibrio al tiempo que se adhiere a la dirección original de la investigación, dando el debido peso y la consideración a los nuevos desarrollos y prioridades.


La duración del análisis operacional es inmaterial. Los factores más importantes para el analista son la naturaleza, la fuente y la validez de la información tratada. Los resultados serán una asimilación de los datos, que forman parte de hechos conocidos junto con rumores, especulaciones e insinuaciones. El producto analítico contendrá requisitos de inteligencia adicionales, recomendaciones específicas y opciones para trabajo adicional. Igualmente esencial e incumbente para el analista, en el trabajo operacional, es investigar y desarrollar información, además de responder preguntas operativas y encontrar el equilibrio correcto entre los dos.


Los analistas deben ser flexibles y creativos, y la calidad del análisis depende más de la experiencia, la precisión y la sensibilidad de los analistas, en lugar de depender del tipo de técnica utilizada. Sin embargo, se utilizan varias técnicas de integración de datos de la “Caja de herramientas analíticas”, que está en constante evolución, debido a la necesidad de dirigirse a las actividades de los delincuentes en constante cambio.


Las técnicas de presentación para el Análisis Operativo difieren de las que se requieren para el análisis estratégico. Se pone más énfasis en la producción de cuadros, diagramas, etc., que a menudo apoyarán las sesiones orales para los equipos operativos. A este respecto, la presentación de los resultados del análisis operacional es a menudo concisa debido a la necesidad de producir inteligencia oportuna y de satisfacer las demandas operacionales.


Análisis Estratégico

El propósito básico del Análisis Estratégico es crear el conocimiento que deben usar los responsables de la toma de decisiones para la planificación y asignación de recursos a largo plazo. Por lo tanto, un análisis estratégico está orientado 100% hacia el futuro. El horizonte temporal depende del carácter de la decisión que se debe tomar. Al realizar un análisis estratégico, se pueden tener diferentes niveles de ambición, dependiendo de la tarea asignada al analista.


El nivel de ambición analítica más bajo es el análisis descriptivo, en el que los datos y la información se obtienen, analizan y presentan sistemáticamente, mediante el uso de métodos científicamente reconocidos. A menudo, el propósito es averiguar si existen tendencias generales en el desarrollo de la criminalidad o un patrón de delitos y, en ocasiones, también ver si es posible extrapolar las tendencias en el futuro. Las estadísticas se usan a menudo en este tipo de análisis y es probablemente el tipo de análisis de delitos más comúnmente llevado a cabo.


Un nivel de análisis más difícil es el análisis explicativo. La base de este tipo de análisis es a menudo un análisis descriptivo. Sin embargo, ahora el propósito es también comprender las causas de la criminalidad. Esta es una tarea muy difícil porque a menudo incluye el estudio de una gran cantidad de variables y una comprensión de cómo se relacionan entre sí. Para poder realizar este tipo de análisis de manera adecuada, normalmente se requiere un buen conocimiento en el uso de la metodología científica.


El análisis más difícil es el análisis predictivo que consiste en hacer un pronóstico del desarrollo futuro. Por supuesto, predecir el futuro en detalle es imposible, pero al usar resultados analíticos descriptivos o explicativos, o ambos tipos de material, es posible reducir las incertidumbres y al menos hacer las llamadas "suposiciones educadas".


Un análisis estratégico a menudo implica estudios de relaciones complejas de una gran cantidad de variables. Por lo tanto, el enfoque y el método deben ser considerados y elegidos cuidadosamente. Los métodos utilizados y la experiencia de la investigación dentro de disciplinas académicas como las ciencias sociales y políticas, la economía, la criminología y la ciencia del comportamiento son a menudo muy útiles cuando se realizan varias formas de análisis estratégico. El resultado de un análisis estratégico a menudo se presenta en forma de un informe, pero las presentaciones orales o presentaciones de un informe producido son comunes en algunas organizaciones de aplicación de la ley.


Un proyecto de análisis estratégico puede tomar muchas formas diferentes. Podría ser, por ejemplo:


· Una Evaluación de Amenaza General.

El propósito de una evaluación de amenazas es analizar y evaluar el carácter, alcance e impacto de la criminalidad. A menudo, estarán orientados hacia el futuro a largo plazo y, por lo tanto, al nivel de ambición analítica más difícil. Normalmente tienen que incluir un análisis explicativo, o al menos un estudio, de varios factores contribuyentes. Al querer predecir la ocurrencia de ciertos fenómenos, por supuesto, es necesario tratar de entender qué los causa. Por lo tanto, una parte importante en la producción de una evaluación de amenazas es casi siempre el estudio de variables políticas, sociales, demográficas, económicas y otras relevantes con el propósito de tratar de entender su significado y correlación.


Idealmente, las evaluaciones de amenazas se utilizan como base en el proceso de planificación dentro de las organizaciones de aplicación de la ley. Una evaluación podría ser específica, es decir, sobre uno o solo algunos tipos de delitos, o podría ser general sobre todos los tipos de delitos que enfrenta una organización.


· La elaboración de un Informe de Situación.

Otro producto analítico estratégico es el informe de situación (SITREP – Sitauation Report). Este tipo de informe es principalmente descriptivo y solo está orientado hacia la situación actual del crimen, y por lo tanto no es tan ambicioso ni tan difícil de realizar como una evaluación de amenazas. En un informe de situación, la ambición no puede ser evaluar el impacto de la criminalidad, sino simplemente dar una descripción de la situación actual. Al igual que con las evaluaciones de amenazas, los informes de situación pueden ser específicos o generales. Sin embargo, dichos informes ofrecen una imagen de la situación actual del delito, el modus operandi de los delincuentes, etc. A menudo se utilizan como ayuda para la toma de decisiones con respecto a la asignación de recursos, así como a la elección de métodos y técnicas para combatir el delito y siempre debe intentar ser lo más predictivo posible y tener en cuenta, cuando esté disponible, las tendencias que se desprenden de informes anteriores.


· Un estudio más especializado de un determinado fenómeno, Evaluación de Riesgos.

El objetivo de una evaluación de riesgos es identificar y examinar las áreas vulnerables de la sociedad que están, o podrían ser, explotadas. Al examinar las áreas débiles y vulnerables, por ejemplo, dentro de un determinado sector empresarial, será posible dar recomendaciones sobre una serie de temas diversos, como posibles medidas contrarias. Al realizar evaluaciones de riesgo, no solo se debe tener en cuenta el carácter del sector vulnerable, sino también la naturaleza de los delincuentes potenciales y su modus operandi.


Al realizar cualquier análisis estratégico, el analista siempre debe recordar que una buena presentación del material garantizará la atención del lector. Por lo tanto, el analista debe:

Tener un buen conocimiento de los requisitos de los clientes; Tener un entendimiento del tema; Tener una idea clara de la estructura del informe; Hacer juicios informados; Producir conclusiones y recomendaciones que tengan practicidad y relevancia.


La redacción de informes es una habilidad en sí misma y se puede requerir capacitación específica para el analista si trabaja en un entorno que tiene procedimientos y formatos establecidos.


Cerrando Ideas

La Inteligencia como tal requiere de múltiples actores y hoy día también de múltiples sistemas y plataformas tecnológicas, asimismo como ciencia requiere un trabajo ordenado, con método y objetividad. El empleo de Analistas debidamente formados y capacitados, convertidos en especialistas multitemáticos y de procesos comprobados de análisis de información serán parte de la columna vertebral de toda Organización Gubernamental dedicada a la Inteligencia.


NO HAY TAREA MAS DIFÍCIL QUE REALIZAR BUENAS PROSPECTIVAS, PERO NO HAY MAYOR SATISFACCIÓN QUE VER UNA PROSPECTIVA CUMPLIRSE.


Un buen análisis y su correspondiente prospectiva, no se obtendrán de lanzar dados ni mucho menos de los labios de un Chamán, se requiere de buenos equipos de analistas, de procesos certificados, de plataformas y sistemas tecnológicos y claro está también de un clara Conducción o Gerencia (para que sea claro el ejemplo) que conozca y sea a su vez una suerte de docente permanente.


Existen varios métodos de análisis, algunos están parcialmente sistematizados, otros requieren 100% de la intervención del analista, pero hay algo que es común a todos y es que se basan en conocimiento científico, en el empleo de métodos. Es común ver en ciertas Fuerzas de Seguridad y/o Cuerpos Policiales, como la rotación de personal lleva a que sean destinados funcionarios que no cuentan con las aptitudes ni actitudes para llevar adelante tareas de inteligencia y mucho menos de análisis, asimismo hay Agencias que cuentan en sus filas con personal civil para realizar tareas de análisis (generalmente profesionales universitarios de carreras afines como criminalistas, sociólogos, licenciados en seguridad, informática, etc.), mientras que el personal uniformado se focaliza en las tareas de reunión de información y toda aquella que tenga dispensa judicial especial.


El conocimiento que la Inteligencia (y en especial la estratégica) debe producir, es un paquete gigante, esto significa que el proceso de información se convierte en un esfuerzo de grupo (contrario al individual), ello implica que debiera haber una complicada y cuidadosa división de tareas, sin por ello perder el núcleo central que el trabajo de inteligencia sigue siendo el simple y natural intento de lograr conocimiento sobre el cual luego tomar decisiones y acciones.


SDG

0 vistas

CONTACTO

© 2018 Bernardino Zaragoza