• Ulises León Kandiko

LAS AGENCIAS DE INTELIGENCIA Y LOS ESCÉPTICOS DE SILICON VALLEY

Un Global Hawk puede volar por más de 30 horas, filmando todo el tiempo. El MQ-9 Reaper puede permanecer en el aire por hasta 27 horas. La durabilidad y la vigilancia persistente son la promesa de los drones, la función asesina que convierte a los vehículos aéreos deshabitados en un elemento fijo de la guerra moderna. Una cosa es poner un dron con una cámara en el cielo por más de un día. Otra cosa es procesar esa filmación, hacer que tenga sentido, y luego tomar el producto terminado y entregárselo a los pilotos, soldados, infantes de marina o marineros a quienes se les haya encomendado la tarea de actuar según esa información.

Para leer mas, click en la imagen.



4 vistas

CONTACTO

© 2018 Bernardino Zaragoza